Un mal día para el señor Lam

Law Lok Lam

En un mismo día, el actor hongkonés Law Lok Lam murió de cinco formas distintas. Fue el 10 de abril pasado. Repasemos: fue asesinado durante una lucha de artes marciales en Gracia bajo fuego. Al rato escupió sangre en Destino a destino. Expiró, en cama y como emperador, en Reliquia de un emisario. Por fin, en Estación de policía número 7 y Virtudes de Armonía , alguien comentó que su personaje había sido liberado de la vida y sus rigores.

Su representante ya se está agarrando la cabeza: cree que este récord, más que ayudarlo, enterrará -si se me permite- su carrera. Cada vez que aparezca en algún telenovelón asiático, un espectador sabihondo le susurrará a otro: "Vas a ver que ese tipo se muere". Lok Lam, agonista profesional, estudia las posibilidades de recomenzar su carrera en un país lejano. O de hacer de fantasma de sí mismo. O de recuerdo ajeno. Nuestro expirante ya le perdió el miedo a la muerte. Es más: a estas alturas, le aburre un poco. "Ojalá -comenta a sus amigos- no se parezca a estas novelas berretas."

No te preocupes, triple ele , dicen que la muerte es, ante todo, improvisación.

(Publicado en La Nación, Lunes 24 de abril de 2011)

PD: Acá se lo puede ver morir de dos formas distintas: http://is.gd/eQ9tp (y ver la cara de un señor de barbita. Que debe ser, supongo, el Destino).

Comentarios