Como el pájaro en la rama

pájarocanto

Los poetas se anticipan a los científicos. “Cada cien metros, las vaca mugen distinto” dijo alguna vez Atahualpa Yupanqui y la revista Behavioral Ecologyde Oxford recoge en una investigación estas conclusiones: los pájaros de la ciudad cantan cada vez más y más fuerte que los del campo, para contrarrestar el ruido. La indagación, realizada en Toledo por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España, agrega que las pautas de canto cambian entre los días laborables y los fines de semana, cuando hay menos ruido.

Conclusión: nunca se canta igual. El canto se transforma con el tiempo y la distancia. Quizás esta experiencia científica sea la pista que nos ayude a entender por qué a Gardel (el zorzal criollo) y la Piaf (el gorrión de Paris) siempre se los escucha distinto, según la latitud y la generación que los esté escuchando. Propongo otras hipótesis de investigación para científicos y poetas. Confirmar si los gatos nos miran con acentos diferentes, según el barrio. Descubrir si los ladridos de bienvenida de un perro cambian de día en día. Y de paso averiguar por qué, en las fotos antiguas, las sonrisas de la gente parecen tan distintas a las de ahora.

(Publicado en el blog de la Boutique del Libro San Isidro Comando Gutenberg

Comentarios