Declaración de perdedores

perdedor

Nada de falsas modestias: soy un perdedor importante.

Mi beatle preferido es Pete Best.

Mi cuadro de fútbol era Tigre hasta el momento de su ascenso. Era un equipo seguro, que jamás iba a exponerme a la vulgaridad del triunfo.

Nunca pude sacar número sin que el papelito me salga mal cortado.

Desprecié al poder. Pero fue por despecho. Él me despreció primero.

Mis admiradoras secretas son tan secretas, que ni yo sé quiénes son. Ni ellas saben que lo son, tampoco.

En mi curriculum detallo los lugares donde no estuve.

Siempre llego a los videoclips cuando están terminando.

El yo de mi universo paralelo juega al rugby y es muy imbécil, pero feliz.

Cuando me pongo una bufanda, un extremo me queda siempre más largo que el otro.

Amo la vida. Pero con una especie de amor resignado. Como de matrimonio de 40 años de casado.

Mi autoridad moral se funda en la enorme cantidad de cosas que no he hecho.

Puedo llegar a conclusiones pelotudas por mis propios medios, sin la ayuda de nadie.

Me enfermo a causa de excesos no cometidos.

Los vasos Finlandia que se me rompen me sirven para medir los aumentos en mi índice de torpeza

Los mozos de los bares no me ven cuando les hago señas.

En la cocina logré la alquimia de la reconciliación de los contrarios: conseguí que el arroz me salga duro y quemado.

Cuando llegue el momento del balance de mi vida, voy a hacer valer los miles de miles de partidos del solitario Carta Blanca jugados en mi compu.

Mariano Nicolás Donadío

viernes 22 de julio de 2011 - año 11 - número 512 - día del tricornio

lo insoportable

Las discusiones entre intolerantes acerca de quién es más intolerante.

actividades de la fundación solargento

mirá qué choto, esto que escribí”, jornada de autocrítica literaria.

mira vos, che
Una mujer que está pasablemente buena, ¿justifica hacer un papelón como el que hace el tipo de este video? Respuesta: sí.

biografía en haiku
Hice lo que quise
hasta que supe
que era lo que quería.

Comentarios