Esto es lo que cuesta una palabra

42-29073680

Hay palabras que valen mucho. Y que cuestan lo que valen. No hablaremos hoy de aquellas encuestas kitsch que encontramos a veces (“¿las palabras más valiosas? Amor, hijos, confianza”) ni de palabras que son valiosas por su simple número de caracteres (institucionalización, desoxirribonucleico). Hay palabras que valen mucho, pero porque cuestan mucho dinero.

La gente de Google Adwords -el departamento de Google dedicado a colocar publicidad en los costados de su buscador- hizo una lista con las palabras más caras del servicio. Las más propuestas por sus anunciantes y las más cliqueadas por sus clientes; por lo tanto, las que llevan la tarifa más alta. Leemos la lista. Un escalofrío que sale de nuestra billetera nos recorre el cuerpo entero. Son palabras fuertes. La más cara de todas es “seguro”. Le siguen “préstamo”, “hipoteca”, “abogado” y “crédito”.

No hay palabras mágicas, porque todas lo son. Pero si estas consiguen sacudirnos, es porque el mero encuentro con ellas nos expone al peligro de perder dinero: la peor maldición de nuestra cultura, el más temido de los males de esta época. ¿Cuál es tu lista de palabras costosas?

La Nacióm. domingo 16 de octubre de 2011

Comentarios