Los discos compactos también son seres humanos

cds

La historia del enamoramiento entre el hombre y sus artefactos es larga. Y la pasión se vuelve cada vez más intensa. No creemos que el hombre primitivo haya festejado el cumpleaños de su cuchara de madera. Pero en el siglo XXI los diarios recuerdan la fecha de nacimiento del sistema operativo de nuestra PC. Y un smartphone aparece en las tapas de las revistas como Personaje del Año. Es por eso que esta noticia debería encoger el corazón de la gente sensible: los discos compactos ya tienen fecha de defunción.

Simon Fox, presidente de His Master Voice, la tienda de discos más antigua del mundo y la cadena más importante de Gran Bretaña, les dio cinco años más de vida. Hay una razón simple: no son rentables. Fox acaba de cerrar el 20% de sus tiendas. Y de reciclar las que le quedan para vender auriculares, reproductores de MP3 y videojuegos.

"¿Cuál es el problema? Que desaparezcan. Como el casette, el magazín, el VHS. Cómo todo en la vida", dicen los más duros. Nosotros no somos de esos. En cinco años despediremos al CD con todo nuestro agradecimiento. Los recordaremos en sobremesas de domingo. Y les desearemos una vida feliz, allá, en el cielo de las tecnologías obsoletas.

La Nación, domingo 25 de septiembre de 2011

Comentarios