Ignorantes, imprudentes y felices

escondido

La gente ignorante es feliz”, dice el refrán. La American Psychological Association (APA) realizó una serie de experiencias con adultos para ver si era cierto. Y encontró que las personas menos informadas sobre temas claves -como la desigualdad social, el cambio climático, el consumo de energía o la economía- se sienten felices con esa actitud. Además, cuanto menos se sabe, más se evita saber.

La experiencia consistió en leer noticias a varios grupos de adultos y testear su registro acerca de ellas. La buenas noticias eran recordadas; las malas, olvidadas. Los voluntarios negaron que temas como la crisis energética o la crisis económica fueran cuestiones de actualidad. "La gente prefiere ignorar los problemas sociales”, concluye Steven Shepherd, graduado de la Universidad de Waterloo.

Antes de que el olvido selectivo se lleve las palabras de esta nota, peguemos una nota en alguna parte. Necesitamos estrategias que estimulen la conciencia, que desarmen los miedos y nos ayuden a encontrarnos con nuestros problemas sociales para empezar a resolverlos. Mientras tanto, somos como niños asustados; y no encontramos mejor forma de escondernos que cerrando los ojos.

La Nación, domingo 11 de noviembre de 2011.

Comentarios