El arte de la guerra según Bugs Bunny

BugaGuerra

Conocemos sus sueños, porque cuando éramos chicos mirábamos los mismos dibujos animados. Los militares yanquis también crecieron con el Coyote; con Elmer, el cazador de conejos, y en el pirata Sam. Para ellos, los dibujitos de la Warner son la utopía de la guerra tecnológica: las bombas solo dejan un agujero negro y humeante. Los cartuchos de dinamita explotan en las manos de los tipos malos. Las balas saben doblar las esquinas y correr detrás de sus víctimas.

Pensábamos en eso cuando nos enteramos que en estos días, a pedido del gobierno norteamericano, la corporación Lockheed Martin estuvo trabajando un arma de dibujo animado. Acaban de anunciarnos la creación de una bala que no solo ubica a su objetivo: además, lo persigue. Puede alcanzar un objeto a dos kilómetros de distancia. Se señala el blanco con un láser. La bala tiene una aleta para corregir su vuelo (puede hacer 30 correcciones de trayectoria por segundo) y un sensor óptico para impactar en el blanco con limpieza y exactitud

Pero esto de la guerra limpia es un chamuyo. Las guerras son cosas desprolijas. Los misiles destruyen aquello que no hubieran debido destruir y las balas salen al encuentro de las personas equivocadas. Una decisión más económica sería, sencillamente, la de dejar de hacer guerras. Y ahorrarse el gasto en artefactos de la corporación ACME, esos fabricantes de armas mortíferas y defectuosas.

Mariano Nicolás Donadío

viernes 17 de febrero de 2012 - año 12 - número 533 - día del adicionista

lo insoportable
el verbo “habría”, usado como el orto en televisión y radio. por ejemplo: “si no te habría conocido, mi vida sería mucho más aburrida”

actividades de la fundación solargento
“crema del cielo, el sabor que no tenía amigos”, ciclo de teatro infantil en heladerías.

mira vos, che
todas las referencias al arte que aparecieron en los capítulos de los simpsons.

biografía en haiku
corazón de perro
dragón de nacimiento
conciencia de gato.

Comentarios