La esperada reconciliación de las placas tectónicas

placas-tectonicas[1]

Miremos esto con visión de futuro: dentro de unos 200 millones de años, América y Asia van a ser un mismo continente. Las masas de tierra van a ser atraídas hacia el norte. Los dos continentes quedarán unidos por una cordillera montañosa. Si seguimos existiendo, con toda la suerte, podremos hacer a pie el cruce de Alaska a Siberia. El Océano Ártico y el Mar Caribe van a ser retirados del mapa. Quedará un supercontinente al que habrá que bautizar como “Amasia”. Y no tendremos contra quien competir, salvo con nosotros mismos

Estas son las conclusiones de un grupo de científicos de la Facultad de Geología y Geofísica de la Universidad de Yale. Se supone que los continentes son el resultado de desprendimiento. Hace 1.800 millones de años que se formó el primer supercontinente, Nuna. Pero con el tiempo y la acción de las placas tectónicas nos fuimos separando. ¿Estaremos destinados a reencontrarnos?

Si esta profecía de los geólogos de Yale llegara a ser cierta, nos encontraríamos ante la oportunidad de escribir un nuevo relato: la historia de nuestros continentes como una novela de unidad, separación y reconciliación. Es una idea bella. Y la ciencia de hoy es la mitología del mañana.

La Nación, domingo 26 de febrero de 2012

Comentarios