El largo regreso al barrio

Saroo

Entre el pasado de Sheru y su presente había un mar de distancia. Sheru nació en la India. A los 6 años mendigaba con su hermano en la estación de Khandwa; la combinación de un enlace equivocado de trenes y diez horas de viaje los dejó en una provincia desconocida. En pocas semanas Sheru extravió a su hermano, fue declarado niño perdido, recogido por una ONG y adoptado por una pareja que se lo llevó a Australia.

Mientras su familia hindú consultaba adivinos para encontrarlo, un Sheru treintañero revisaba -click a click- las fotos satelitales de Google Earth y e investigaba en grupos locales de Facebook. Recordaba la estación de Khandwa. Buscaba algún paisaje que pudiera reconocer. Este año descubrió a sus padres biológicos, esos que perdió en 1987. “Me cuesta creer que haya podido encontrarlos, teniendo en cuenta la población de la India y lo pequeño que era cuando los perdí”, confesó ante los periodistas.

Hay en la historia de Sheru una exageración de la nuestra. El mito del retorno al barrio es una de las epopeyas de nuestra vida personal. Los que no tengan el valor de regresar por su propia voluntad, estarán condenados a seguir volviendo. Noche tras noche. En cada sueño.

La Nación. Domingo 25 de marzo de 2012

Comentarios