Algunos adioses, breves pero caros

divorcio

Hay que ver lo mucho que cuestan las despedidas amorosas. En todas sus variantes. Desde la huida silenciosa hasta el melodramático “hasta nunca”. También duele ser despedido; el tango y el bolero viven de ese dolor. Para los futuros damnificados del amor, aquellos que tienen una ruptura por delante y desean atravesarla sin (mucho) daño, en Holanda se acaba de inventar un lugar: el Heartbreak Hotel.

El “Hotel de los corazones destrozados” (título homenaje a una canción de Elvis) es un lugar temático para parejas a punto de divorciarse. Allí se les garantiza un divorcio rápido y relativamente placentero entre copas, sauna, entrevistas con psicólogos especializados y negociaciones con mediadores expertos. “Una pareja llega casada a nuestro hotel, y a los tres días sale divorciada y en armonía. Un divorcio no tiene que ser necesariamente una experiencia traumática. ” sostiene el empresario holandés Jim Halfens, creador de la idea.

La armonía no es barata: la habitación individual durante un fin de semana cuesta 2.800 dólares. Se paga por un presente distendido, un futuro sin querellas, y un pasado lleno de olvido. Incluye servicio de lavandería, abogado, psicólogo y mediador.

La Nación. Domingo 1º de abril de 2012

Comentarios