La venganza de la tía Delia

solterona

“¡Si seguís soltera, vas a terminar como la tía Delia!”, decía la madre a su hija, señalándola con el dedo y en tono de mal augurio. La tía Delia era una rareza dentro de la familia: nunca se había casado y vivía sola. Muchos años después, nos llega su revancha: según una encuesta hecha a mujeres solteras por la consultora D’Alessio Irol, el 47% de las entrevistadas cree que puede ser feliz estando sola. Y el 50 % de las ellas no piensa en casarse.

Hay razones para esto. Durante muchos años (y varios siglos, y algunos milenios) las mujeres tuvieron una única razón para vivir: casarse, tener hijos y atender su hogar. Hoy el abanico de posibilidades es más amplio y el matrimonio ya no es el único objetivo. Solamente el 40 % de las encuestadas lo contempla como un plan futuro.

A las hijas que cocinan su primer pastafrola ya no se les dirá “¡Ahora podés casarte!” sino “¡Ahora podés irte a vivir sola!” Ellas no van a tener miedo de plantar hortensias en su jardín; que, según la creencia popular, es un método infalible para quedar solteras. Mientras tanto, en las mesas de los bares, los hombres van a quejarse de que todas las mujeres son iguales, que todas le huyen al matrimonio, que ninguna quiere compromisos.

Mariano Nicolás Donadío

viernes 27 de abril de 2012 - año 12 - número 541 - día del citado nosocomio

lo insoportable
La respuesta del colectivero del 60 cuando se le pregunta por el del Bajo: “viene atrás”. Ya sabemos que viene atrás, forro, el problema es cuándo.

actividades de la fundación solargento
Movilización de poetas y dramaturgos en repudio a la palabra “facebookear”.

mira vos, che
Mozart y los cambios de ánimo. Pequeña animación rústica pero simpática.

biografía en haiku
Mi vida: una sitcom
pero sin exclamaciones
ni risas de fondo.

Comentarios