Titanic II: la revancha

titanic-clive-palmer

Clive Palme es australiano y multimillonario: dos cualidades que inspiran a la desmesura. Su proyecto de construir el Titanic II es la consecuencia.

Palme acaba de encargar a un astillero chino la construcción de una réplica exacta del barco de nuestro naufragio preferido. "Será tan lujoso como el Titanic original, pero por supuesto tendrá tecnología de última generación del siglo XXI y lo último en navegación y sistemas de seguridad", explica. El Titanic II puede estar listo para 2016. Clive quiere rendir tributo a los constructores del primer Titanic, y reparar su recuerdo.

“Si se le hace un agujero, cualquier barco puede hundirse”, dice nuestro multimillonario. Admiremos su perseverancia, o su testarudez: Clive está desafiando a una maldición del tamaño de la leyenda. Una parte nuestra es racionalista y desea el triunfo de la técnica y el empeño humanos; esa parte da por descontado el éxito del proyecto. Quizás la película “Titanic II” sea la historia del barco que todos quieren ver hundirse, pero llega a buen puerto. Pero nuestro otro lado es supersticioso y quiere ver como el destino castiga a los que lo desafían. No sé cuál de estos dos lados termina de escribir esta nota.

La Nación. Domingo 6 de mayo de 2012.

Comentarios