La verdadera cocina naturista

Paleodieta

Si lo que les gusta es la comida rústica, deberían probar con la Paleodieta, la cocina del paleolítico. Robb Wolf, autor del libro “La Solución Paleo”, sostiene que cuando el ser humano inventó la agricultura (y empezó a alimentarse con legumbres y lácteos), empezó a llenar su cuerpo de elementos tóxicos. Por eso propone que empecemos a ingerir alimentos no procesados como carne magra, mariscos, raíces, tubérculos, frutas y verduras.

Para los paleofanáticos, los problemas de nuestra alimentación empezaron con el neolítico; casualmente –afirman los historiadores- en ese mismo momento en el que la humanidad comenzaba a ser lo que hoy conocemos. Los cereales y los productos manufacturados serían los culpables de los males de alimentación de los últimos diez mil años.

Al lado de la Dieta Paleolítica, cualquier cocina “natural” es una sofisticación. Sus predicadores quieren recuperar este (ilusorio) paraíso de salud en el que vivíamos, allá y entonces. Quizás estemos ante el grado cero de la cocina naturista. ¿Volver a la naturaleza? Es imposible: somos humanos. Convertimos en humanidad todo lo que tocamos. Siempre lo hemos hecho.

La Nación, domingo 24 de junio de 2012

Comentarios