Egoísta como una oveja

42-34043613

Todos los cuentos y las fábulas del mundo estuvieron, desde siempre, en contra de las ovejas. La humanidad nunca supo bien qué hacer con ellas, de tan buenas, y las marcó con las etiquetas de dóciles, tontas, impersonales, sumisas y falsas. El último insulto hasta la fecha viene del Royal Veterinary College, de la Universidad de Londres: allí se dice que las ovejas son seres egoístas.

Los investigadores colocaron mochilas con trasmisores satelitales sobre los lomos de un rebaño de ovejas, para seguir sus movimientos. Descubrieron que cuando ellas detectaban un peligro (como la llegada de un perro o de un lobo) las muy astutas se escapaban hacia el centro del grupo, para perderse en la multitud. “Formar parte de un grupo numeroso disminuye la probabilidad de ser devorado por un depredador” explicaron los científicos, en un estudio publicado en la revista Current Biology.

Hipótesis humana, más que ovina, la de estos hombres. Sostener que su “juntas estamos más seguras”- es una cuestión de egoísmo, Es medirlas como medimos al mundo, con la medida de nuestra propia miseria. Las ovejas, mientras tanto, siguen cargando sobre sus lomos con el peso de nuestra mezquindad.

La Nación, 5 de agosto de 2012

Comentarios