Planeta bronca

furia

Un fantasma recorre el mundo: el fantasma del enojo. Se discute por cualquier cosa. En el tránsito se reparten insultos de un auto a otro. Las redes sociales -leerlas es como mirar la lengua del mundo para hacerle un diagnóstico- están llenas de mensajes insultantes, en mayúscula y sin signos de puntuación. Estar indignado se considera una virtud. El mundo nos aprieta por todos lados.

Mientras tanto, en Alemania se acaba de inventar la línea telefónica de los insultos. Se llama Schimpf-los ("insultos fuera"), y sus operadores están atendiendo el teléfono los siete días a la semana para escuchar burlas e insultos. "Con nosotros, Ud. puede desahogar su indignación sin compromisos", detalló Ralf Schulte, su inventor. En España, la gente de Crash Therapy propone un día de furia paga. Por un precio accesible, los iracundos son llevados a un lugar donde, con un bate de beisbol, pueden destrozar platos, botellas y monitores de PC.

Seamos optimistas: la indignación es un sentimiento de moda que algún día va a dejar paso a la confianza, o a la melancolía, o a otro sentimiento. Seamos pesimistas: tal vez estemos destinados a insultar a desconocidos o a romper platos ajenos durante mucho tiempo. Tal vez estamos enamorados de nuestra bronca.

Mariano Nicolás Donadío

viernes 10 de agosto de 2012 - año 12 - número 554 - día del platívolo

lo insoportable
Todo lo que tenga que ver con Moria Casán, incluyendo a este comentario.

actividades de la fundación Solargento
“la escritura postergada: la literatura wichi-albino-hermafrodita y las razones de su silencio”. Presentación en powerpoint.

mira vos, che
Las 20 mejores canciones para salir a correr. Con ilustraciones musicales (¿?).

Biografía en haiku
Desprecié al poder /
tanto /
como él a mí.

Comentarios