Las cosas que hemos visto

image

Vivimos tiempos espectaculares. (Donde se dice “espectacular” debe leerse “que nos parece muy bueno”. Se llama “espectacular” a una novia, a una operación de riñones, a un sabor de helado, a una charla íntima). Vivimos tiempos hambrientos de experiencias, pero en el ver y el oír. En estas semanas hay dos noticias que nos muestran los extremos a los que llega nuestro apetito.

En la Universidad del Sur de California, un grupo de científicos inventó la tecnología que permite ver y grabar el interior de una neurona humana. Y al movimiento de las proteínas renovando la estructura de la célula. En la Universidad de Michigan, los astrónomos detectan por primera vez a una estrella que está siendo devorada por un agujero negro, a 4.000 millones de años luz. El evento llega en forma de señales numéricas. Alguien las toma y las traduce a música. Lo llaman “el canto de la estrella cuando muere”. No suena muy distinto al sonido de cualquier plato volador de los filme de los años 50, pero impresiona.

Vivimos en una sociedad en la que las cosas existen para ser vistas y oídas. Y -de la neurona a la estrella- nuestra avidez de espectáculo no conoce límites.

Mariano Nicolás Donadío

viernes 14 de septiembre de 2012 - año 12 - número 559 - día de la prima lejana

lo insoportable
La frase “yo pago mis impuestos, que ellos hagan lo que tienen que hacer” como summun de la participación en el bien común.

actividades de la fundación Solargento
“El Capital de Karl Marx: El musical”.
Show vodevilesco de esclarecimiento político.

mira vos, che
Carteles de películas de Ghana. Pintados a mano. No me pidan que lo explique. Vayan.

Biografía en haiku
No dejé pasar
ni un solo día sin asesinar
alguna ilusión.

Comentarios