Como si fuera el fin del mundo



“Tampoco es el fin del mundo”, dicen sus amigos. Pero para algunas personas cada ruptura de una relación ES el fin del mundo. Y cada quiebre sentimental las obliga a hacer el trabajo de un dios: borrar las huellas del pasado, reorientar el universo en otra dirección -porque hasta entonces giraba alrededor de un solo eje-, empezar todo de nuevo.

Esas personas no le tienen miedo al fin del mundo, porque ya lo vivieron montones de veces. Saben que a la mañana siguiente del día del final de todas las cosas van levantarse, hacerse el desayuno, llamar a alguien, preguntarle de qué signo es o cuál es su música preferida. Y así, hasta el próximo Apocalipsis.

Mariano Nicolás Donadío


viernes 21 de diciembre de 2012 - año 13 - número 569 - día de la anagnorisis

lo insoportable
el pan dulce con frutas abrillantadas, ese tormento de las fiestas.

actividades de la fundación Solargento
“por amor al arte”: destrucción pública de souvenires de yeso y cerámica

mira vos, che
los inconseguibles del rock nacional. No se renueva, era hau unas grabaciones que te la voglio dire.

Biografía en haiku
si se acaba el mundo,
entonces,
¿sobre qué voy a escribir?

Comentarios