En este mismo instante, en otro lado

 
La vida es una fiesta, pero sucede en otra parte. Esto es lo que creen los que padecen de “miedo a perderse algo” -en inglés FoMO, sigla de “Fear of Missing out”-, sujetos que sufren trastornos de ansiedad porque piensan que se están perdiendo algo importante. La edición de julio de la revista Computers in Human Behavior va a ofrecer las primeras investigaciones acerca de este fenómeno.

El que sufre del “miedo a perderse algo” (necesitamos con urgencia un nombre mejor, más “serio”, más técnico para este padecimiento) se pasa el día conectado a las redes sociales. Tiene miedo de quedarse afuera. Consulta su smartphone cada quince minutos con la esperanza de que aparezca algo significativo.

Quizás le estén poniendo nombre al mal del nuevo siglo: a la melancolía del que vive llegando tarde a donde nunca pasa nada. Como los “fomóicos”, también somos coleccionistas de informaciones que se esfuman en cuanto las alcanzamos. Corremos como los perros detrás de los autos. Y el gran evento nunca llega; a fin de cuentas, nunca está sucediendo gran cosa.

La Nación, domingo 12 de mayo de 2012.-

Comentarios