La vida breve y eterna del artista



El folklore del mundo del espectáculo sostiene que la vida del verdadero artista es brillante pero corta. No nos sorprende cuando una estrella tiene una muerte escandalosa; lo que realmente escandaliza es encontrar una estrella que llegue a los 90 años. Un estudio estadístico publicado por la revista australiana “QJM: An International Journal of Medicine” observa que la gente de la farándula y los deportistas tienden a morir algunos años antes que los músicos, los empresarios y los políticos.

Quizás las presiones psicológicas y familiares de tener una vida pública exitosa generan tendencias autodestructivas a lo largo de sus vidas. O los lleva a fumar, consumir alcohol o llevar vida poco sana, en un intento por mejorar su desempeño en plazos cortos” intenta explicar la psicóloga Honey Langcaster-James, especialista en el comportamiento de celebridades.

Pero toda muerte de una estrella es prematura, agregamos. Aunque muera a los 90 años. Si esa muerte no nos deja en una sensación de sorpresa y orfandad, no se trataba realmente de una estrella.

La Nación, Domingo 28 de abril de 2013

Comentarios