El alto precio de la pobreza.


Intenta caminar en mis zapatos”, dice la canción de Depeche Mode. En Londres, y desde la semana pasada un hombre rico y anónimo tiene la oportunidad de caminar en las sandalias del Mahatma Gandhi. Estas sandalias –que alguna vez fueron marrones y hoy son de un color gris arratonado- fueron subastadas por la casa británica Mullock’s y alcanzaron el precio de treinta y tres mil seiscientos dólares. Ese es el precio por seguir los pasos del líder. 

Las sandalias forman parte de un lote de remate de objetos relacionados con Gandhi: una foto autografiada, la funda de lino que utilizaba para apoyar su cabeza al dormir, y hasta un par de muestras de su sangre obtenidas de una operación de apendicitis. Quizás el Mahatma, que vivió en la pobreza como el que vive una militancia, hubiera leído esta noticia con una sonrisa de contrariedad. Mientras tanto, esto es lo que hace el dinero con el destino de las personas, la historia y los recuerdos: los atrapa, los plastifica y les pone precio.


La Nación. domingo 2 de junio de 2012.-

Comentarios