El cerebro enamorado


Nunca dejamos de perseguir al  amor, pero cada época trató de atraparlo en un lugar distinto. Los místicos lo buscaron dentro del alma. Los románticos creyeron verlo en el medio del corazón. Los psicólogos, escarbando en la oscuridad de la psiquis. Últimamente, los científicos declaran que encontraron su rastro en un costado del cerebro.

El prestigioso Journal of Sexual Medicine cuenta el descubrimiento de un equipo internacional de neurólogos y especialistas en comportamiento humano. Durante meses examinaron la actividad cerebral de sujetos,  a los que se les mostraba imágenes eróticas o fotos de seres queridos. Descubrieron que determinadas regiones del cerebro se activaban entre así ante esos estímulos. “Trazamos un mapa del cerebro enamorado” dijo Jim Pfaus, psicólogo de la Universidad de Concordia, en Canadá. En este mapa, el deseo y el amor están relacionados, y se encuentran en la ínsula, una parte de la corteza cerebral plegada en el interior de los lóbulos temporal y frontal. Sinapsis seremos, más sinapsis enamorada.

Entonces, del amor, ya sabemos dónde se lo encuentra y por dónde se mueve. Pero todavía quedan muchos misterios por resolver. ¿Dónde empieza: dentro de uno mismo, en otra persona, o en el encuentro entre ambos? Y cuando se lo pierde, ¿es porque se lo olvidó en alguna otra parte?

Mariano Nicolás Donadío

Viernes 28 de junio de 2013 - año 13 - número 590 - día de la arandela

lo insoportable
la formulación “la verdadera culpable es esta sociedad hipócrita” dicha a cuenta de cualquier cosa

actividades de la fundación solargento
“generar espacios”, “realizar sinergias”, “tensionar los márgenes”  y otras afectaciones y  amaneramientos para gente que quiera ser artista. Conferencia orientativa.

mira vos, che
las hermanas que se sacaron fotos juntas durante 35 años. Vedlas envejecer.

biografía en haiku
creo en la esperanza; /
ella no hace nada /
para merecerlo.

Comentarios