Olvida que alguna vez me conociste


“Como figuras que pasan por una pantalla de televisión y desaparecen, así ha pasado mi vida”, se lamenta el poeta Ernesto Cardenal. Cuántos y cuáles de esas figuras podrían apresarse, es el tema en discusión en estas semanas.

En Europa un grupo de parlamentarios presentó una propuesta de ley para defender “el derecho a ser olvidado” de los usuarios de Internet. Quieren obligar a Google y Facebook a borrar de la red aquellos datos personales -curriculum, fotos, información privada- que los usuarios no quieren ver al alcance de todos. Pero la Asociación de Archivistas Francesa -algo así como los Guardianes del Registro- está en desacuerdo. "Si queremos entender la sociedad de hoy en día en el futuro, tenemos que mantener ciertas huellas" protesta Jean-Philippe Legois, su presidente.

El tema en discusión es, como siempre, el de la lucha entre la memoria y el olvido. ¿Tenemos derecho a desaparecer del mundo llevándonos, con nosotros, a nuestro recuerdo? ¿O estamos obligados a entregar nuestros datos y nuestra vida a la historia, y a su hermano, el malentendido?

La Nación, domingo 21 de julio de 2013.-

Comentarios