Recorrido por el supermercado espiritual


No todo es papamanía en este mundo.

En la República Checa existe el "Pastafarianismo". Su culto exige llevar un colador en la cabeza, venerar a un dios con forma de bola gigante de tallarines con albóndigas, rechazar los dogmas y no tomarse a si mismos en serio. 

En el Reino Unido, el Jedismo (la religión basada en las ideas de los Caballeros Jedi, esos monjes guerreros de la serie de ciencia ficción Star Wars) alcanza la adhesión del 0,7 % de la población inglesa y es el credo alternativo más importante en varios países europeos. 

El Apateísmo, por otra parte, se define como una postura filosófica o teológica; se diferencia del ateísmo porque creen que sí es posible que haya dioses, pero consideran que el asunto no tiene ninguna importancia. 

Por último, una tribu de Oceanía, los Yaohnanen, rinden culto a… el príncipe Felipe, consorte de la reina Isabel II de Inglaterra. Después de una visita de Felipe a las islas, en 1974, los indígenas eligieron a este soso personaje como deidad de la isla.

Se dice que en estos tiempos nadie cree en nada. Pero -como dijo alguna vez Chesterton- cuando no se cree en nada, se termina creyendo en cualquier cosa.

La Nación, domingo 18 de agosto de 2013.-

Comentarios