Una era de muñecas rebeldes


La infancia no te ofrecía muchos caminos: o querías ser una Barbie, o eras una chica rara. La línea de muñecas Barbie vivió durante años de este imperativo. Pero en los últimos meses dos líneas de muñecas “rebeldes” derrotaron a las clásicas ilusiones rubias.

La primera línea de ellas se llama “Monster High” (“Secundaria de Monstruos”). Siguen siendo altas y flacas, pero su piel es azulada o verdosa; son las góticas y mórbidas versiones de una adolescente. Las otras vencedoras de Barbie se llaman “Bratz” y tienen el aspecto de una pandilla de bellas y malcriadas hijas de padres ricos de Beverly Hills.


Los voceros de la empresa sostienen que “Barbie todavía responde a los modelos aspiracionales a los que sabemos que a las niñas les gusta jugar”, pero las ventas de las muñecas de Mattel, en EE. UU., cayeron un 50% desde el 2000. Miremos a estas cuestiones de juguetes con la seriedad que se merecen: si esta tendencia se profundiza, todas las niñas querrán ser las raras de la clase. Y la rareza va a ser la norma. Y, de ahí, a empezar de nuevo…

La Nación, domingo 11 de agosto de 2013.-

Comentarios