Calle de los Mellizos, La Habana.



Tener hortensias en el jardín de la casa impide que las mujeres de la familia se casen; poner un cactus en la ventana atrae a la buena suerte. Los arquitectos de hoy, que se quieren racionalistas, olvidan que hay un resto de magia acechando en cada edificio que se construye. Vamos a hablar de un conjunto de edificios con magia, de una calle inexplicable: la 68 A, Urbanización de Buena Vista, La Habana, la calle de los mellizos.

Allí, en sus (apenas) dos cuadras, viven veinte parejas de gemelos y cuatro de mellizos. La BBC publicó la noticia durante la semana pasada; las fotos muestras parejas de todas las edades y los colores. “Aquí nadie se hizo ningún tratamiento. Fue todo natural” asegura Lisde Gonzáles, la madre de Tiffani y Steffani. Tampoco hay lazos familiares entre ellos.

Las mentalidades científicas señalan que el responsable de estos embarazos múltiples es el agua potable que llega a estas casas. Otros señalan a un árbol cercano, con propiedades místicas y altos niveles de energía. “Magia”, comenta, por último, un vecino.

La Nación, 20 de octubre de 2013.-


Comentarios