Nuevos marcianos, terráqueos sin retorno


No encontramos marcianos, pero vamos a inventarlos. Para el año 2023 la organización holandesa Mars One quiere mandar a cuarenta personas al planeta Marte, pero solamente en viaje de ida. Lo curioso es que hasta el momento se han presentado más de doscientos mil postulantes.

“Éste será un viaje sin regreso, porque durante los ocho meses que dura el viaje, los astronautas perderán masa de los músculos y huesos”, advirtió el fundador de Mars One, Bas Lansdorp. Además, el campo gravitacional de Marte es menos fuerte que el nuestro y sería casi imposible ajustarse de nuevo a las condiciones de la Tierra.

No hay dudas de que podemos poner un ser humano en Marte; el problema es su supervivencia. Impresiona ver a tantas personas dispuestas a entregar sus vidas al sencillo propósito de estar en otra parte. Impresiona el número de gente dispuesta a no volver. Somos porteños y llevamos la melancolía impresa en el alma: no podríamos vivir sin la ilusión del regreso al barrio, nuestro mito tanguero por excelencia.

La Nación, domingo 22 de septiembre de 2013.-



Comentarios