Donde no llega el Año Nuevo


En estos días hay un lugar en el mundo en el cual desear “Feliz Año Nuevo” se considera un acto subversivo. Es la provincia de Aceh, en la isla de Sumatra; allí la ley religiosa del Corán fue utilizada para prohibir a la población saludar el fin del 2013 y festejar el comienzo del 2014. 

Con el argumento de que se trata de una fiesta ajena a la tradición islámica, el gobierno provincial aplicó la fatwa (un pronunciamiento legal) sobre la población. Se realizaron allanamientos para decomisar fuegos artificiales, trompetas y bebidas alcohólicas.  "Estamos desplegando 150 efectivos para evitar reuniones de gente en la noche de fin de año", dijo Reza Kamili, el jefe de la policía religiosa. Esta provincia de Indonesia viene sufriendo un proceso de islamización intensa desde 2012.

Pero aquí lo que importa no es el Año Nuevo, ni su llegada. Importa eso que toda persona con alguna cuota de influencia, desde el CEO de una empresa hasta el menor de los empleados, sabe: que todo poder verdadero es poder de legislar, hacer cumplir y castigar el tiempo del prójimo…

La Nación, domingo 5 de enero de 2014.-

Comentarios