El largo viaje del dios sumergido













Es muy probable que los antepasados de Jawdat Abu Ghurab, un pescador palestino de 29 años, hayan tenido en su época algún trato con Apolo. Estamos en la costa de franja de Gaza, bañada por el mar Mediterráneo y se sabe que en el Mediterráneo todos son griegos aunque no lo sepan. Jawdat sale de pesca y ve, en el fondo del mar, un cuerpo humano sumergido. Es una escultura griega de bronce de 2500 años. Ayudado por su parentela, tarda horas de esfuerzos en sacarla a flote.

Abu Ghurab y su familia (todo lo que se decide allí, se decide en familia) piensa en romperla en trozos para ser vendidos. Después, llevarla de contrabando. Pero después de varios contratiempos y cavilaciones, terminan entregándola a unos militantes de Hamas para que se hagan cargo de ella. "Las personas que se llevaron la estatua dijeron que me enviarían una buena recompensa después de que lo vendieran, pero no hemos conseguido nada todavía", cuenta Jawdat en estos días, decepcionado.  El Apolo de Gaza (así se lo llama) estuvo a la venta en EBay por 500.000 dólares. Después, volvió  a desaparecer. 

Apolo supo ser un dios poderoso mientras hubo gente que creyera en él. Pero el triste destino de los dioses jubilados es desaparecer de las vidas de su gente. Y terminar sus días en un museo, en la casa de un coleccionista o en alguna repartición estatal.


Mariano Nicolás Donadío


Viernes 28 de febrero de 2014 - año 14 - número 615 - día de la vasodilatación

lo insoportable
las empresas de cobro de cuotas que te llaman por teléfono para exigirte un pago, aunque ya lo hayas hecho.

actividades de la fundación solargento
artistas: dejemos de usar la palabra ‘intenso’ para definir cualquier cosa por dos años, porfa” movilización, marcha y repudio.

mira vos, che
justo lo que estás necesitando: imágenes de pájaros con brazos

acción antipoética


Comentarios