Algo para recordar


Si salimos de nuestro cuerpo, nos falla la memoria. No es poesía ni es chiste: es ciencia. Una investigación del Instituto Karolinska y de la Universidad de Umeå, en Suecia, demuestra la estrecha relación entre la percepción de nuestro cuerpo y nuestra capacidad de recordar: para poder almacenar nuevos recuerdos de nuestras vidas, necesitamos sentir que estamos en nuestro propio cuerpo.

Utilizando la realidad virtual sobre un grupo de voluntarios, los científicos de esta universidad generaron en ellos la ilusión de percibirse desde fuera de su propio cuerpo. Después, al someterlos a un test de memoria, comprobaron que  aquellos que no se sometieron a la experiencia de verse desde afuera recordaban más y mejor que los que lo hicieron.


“El hallazgo ayudará a comprender los efectos en la memoria de algunos trastornos psiquiátricos”, explica la doctora Loretxu Bergouignan. Hoy, y desde este cuerpo que somos, sabemos que el recuerdo necesita una materia donde arraigarse. Que sin cuerpo no hay memoria. Que la historia es el pasaje de esta memoria, de un cuerpo a otro cuerpo, a lo largo de las generaciones. 

La Nación, domingo 16 de marzo de 2014.-

Comentarios