Los hijos de la autofoto no consiguen trabajo


Seamos rimbombantes: los jóvenes de este siglo –con sus cámaras fotográficas de celular y sus autofotos- son los sujetos más retratados de toda la historia humana. Si fuera cierto eso de que la fotografía roba el alma, ¿cómo sería el alma del que vive sacándose fotos, es decir robándosela y devolviéndosela a si mismo? En Estados Unidos se empieza a llamar Generación Selfie a los jóvenes veinteañeros que crecieron sacándose sus propias fotografías y hoy entran al mercado laboral.


Se dice de ellos que tienen problemas para encontrar trabajo (pero no olvidemos la crisis económica que marca su adolescencia y su entrada al mercado laboral). Y que se los encuentra "incapaces de desarrollar su potencial, maniáticos de los medios sociales y auto fotografías selfies", escribe Seth J Carr en el diario Chicago Tribune.  Que la combinación de desempleo con egocentrismo produce individuos capaces de inventar su propio trabajo y de gestionarse con independencia. Nosotros creemos que los hijos de la autofoto contínua serán sujetos autosuficientes. Con un yo muy grande, pero muy frágil.

La Nación, domingo 20 de abril de 2014.-

Comentarios