Los cínicos viven menos


Son tiempos de mucha desconfianza y hay pronósticos de superpoblación de cínicos, esos que creen saber el precio de todo y el valor de nada. Un cínico en la familia, provoca y tonifica; una sociedad de cínicos es un infortunio. Mientras tanto, un estudio publicado por la Academia Norteamericana de Neurología (AAN) señala que las personas con altos niveles de desconfianza cínica pueden ser más propensas a desarrollar demencia.

Mil quinientas personas con una edad media de 71 años fueron sometidas a pruebas de demencia y a un cuestionario que medía su nivel de cinismo. Se los testeó en base a afirmaciones como "la mayoría de la gente miente para salir adelante", "es más seguro desconfiar de todo el mundo" o "la mayoría de la gente utiliza razones un tanto injustas para obtener beneficios o ventajas." A lo largo de ocho años se encontró una relación entre estas creencias, los problemas cardiovasculares y la demencia progresiva. No deja de ser curioso que el desconfiado -ese sujeto que pretende tener la razón de todo- sea tan propenso a terminar perdiéndola. 

La Nación. Domingo 1º de junio de 2014.-

Comentarios