El enigma de las jóvenes mudas de Nueva York


Estamos en Nueva York, donde la vida imita al cine, las historias ocurren para volverse películas y la propia existencia más que vivirse, se actúa. El próximo film “basado en un hecho real” sería este: la historia de las chicas que se están quedando mudas.

Hace unos de meses que aparecen casos de neoyorquinas que han contraído una enfermedad misteriosa, entre la neurología y la histeria contagiada, que las llena de tics y las enmudece. Lo curioso es que se trata únicamente de mujeres jóvenes. “Comenzó con movimientos repentinos de cabeza a mediados de octubre”, dijo Marge Fitzsimmons, enfermera de 36 años. “Después vinieron los tics vocales que me impiden hablar”. 


La activista ambiental Erin Brockovich -la mujer que alguna vez fue Julia Roberts, otro cruce entre la ficción y la vida- culpa al descarrilamiento de un tren que provocó el derrame de cianuro en la zona. Otros hablan de un caso verdadero que se desdobla y se esparce en otras personas. Los guionistas siguen a la espera de un final para esta historia; a nadie le gusta una película sin desenlace.

La Nación, domingo 6 de julio de 2014

Comentarios