Dos asuntos rusos


1-   Detengan a Bakunin

La historia de Mijaíl Aleksándrovich Bakunin es un novelón apasionante. Aristócrata ruso -su padre tenía 1200 siervos- Mijaíl se dedicó a la filosofía y se consagró al anarquismo en la idea de un socialismo sin estado. Eso le obtuvo una vida de persecuciones. Murió en 1876, pero la policía brasileña todavía lo tiene en su mira.

En efecto, en estos días el diario Folha de San Paulo publicó un informe de la policía de Rio de Janeiro que califica a Bakunin como “potencial sospechoso” por varias acciones violentas cometidas en sus calles de durante las últimas semanas. El padre del anarquismo entró a los archivos de la policía cuando se interceptó el mensaje de un manifestante que lo mencionó como uno de sus inspiradores.

No sabemos si esta iniciativa de investigar a un difunto representa un caso de candidez policial o perseverancia extrema. O algo más profundo: la certeza de que, si ya no podemos apresar a una persona, al menos nos queda el consuelo de arrestar su nombre.


2-   Una novela rusa de riqueza y renuncia

German Sterligov -el multimillonario ruso que se despojó de todas sus riquezas- merecería ser el héroe de un relato de Tolstoi, como el conde Pierre o el padre Sergio, esos personajes de novela que abandonaron los títulos y las riquezas y abrazaron con entusiasmo místico la vida del campesino ruso.

A los veinticuatro, Sterligov fundó una financiera; estamos en los noventa y la Bolsa de Valores (que ayudó a fundar) lo convierte en el primer millonario legal del país desde 1917. En la década siguiente se presentó a elecciones para presidente, pero su candidatura fue prohibida por las autoridades.

Sterligov rifó sus acciones y se fue a vivir con su esposa y sus cuatro hijos a una cabaña en el bosque. “Yo soy libre aquí. No dependo de nadie y somos totalmente autosuficientes. La mayoría de mis amigos pensaban que yo había perdido mis sentidos, pero tengo la razón.“ La prensa ama las historias de competencia, ascenso y caída; pero no sabe bien qué hacer con estos relatos de corredores que abandonan la carrera y se sientan a mirar el espectáculo.

Mariano Nicolás Donadío


Viernes 15 de agosto de 2014 - año 14 - número 634 - día del coleco vision

lo insoportable
la palabra “sustentable” en boca del empresario, la palabra “intenso” en boca del artista, la palabra “consenso” en boca del político. Desconfíen cuando las encuentren.  

actividades de la fundación solargento
XXXVIII desafío de poemas eróticos que no utilizan las palabras “humedecer” ni “lengua”.

mira vos, che
Jodorowsky nos da consejos para curar enfermedades.


Nadie se acuerda de los olvidados
Mariquita Gallegos

Comentarios

Diego dijo…
¿Mariquita Gallegos dejó de vender productos de la Nueva Era?
Anónimo dijo…
De pendejo, supe estar enamorado de mariquita gallegos.