Internet, nosotros y el fin de la aventura


En los años 90, los nerds solo teníamos dos posibilidades: ser exploradores o ser navegantes. La persona que se “aventuraba” en Internet (todas las metáforas de aquel entonces tenían algo de Indiana Jones) lo hacía a través de ingenios como el Internet Explorer o el Netscape Navigator. Se hablaba de Internet como de un océano, o un continente a descubrir. Se decía que la persona que utilizaba Internet era un paseante, un “flaneur”, un viajero que sabe dónde comienza su recorrido, pero nunca  donde termina. 

Estos tiempos casi románticos se están terminando. El blogger Robert Scoble explica: “abrís Facebook y todo lo que te importa desfila por la pantalla. A diferencia del ir a buscar, de una aventura incierta, Facebook nos coloca en la procesión, en el mercado sobre ruedas que llega a nosotros sin que tengamos que movernos y nos ofrece justo lo que queremos”. Y la metáfora es otra; ya no somos descubridores de continentes desconocidos, sino cardúmenes de autopista. O menos que eso: viajeros inmóviles, que se sientan a esperar que el paisaje venga a ellos.


Mariano Nicolás Donadío

Viernes 29 de agosto de 2014 - año 14 - número 636 - día del exoesqueleto 

lo insoportable
En el Carrefour de San Isidro te pasan una única canción: "Come with me tonight" de Ricky Martin. Y el separador con el saludo de Julián Weich. Y la canción, de vuelta. Los que trabajan ahí no se dan cuenta de esto porque viven sumergidos en estos sonidos, todo el día.

actividades de la fundación solargento
Salón del Espoiler: Novena feria de contadores de finales de comics, series y pelñiculas.

mira vos, che
los trajes de superhéroina más incómodos del mundo

autobiografía en haiku
malas elecciones en el /
amor: la primera, /
enamorarme de mi mismo.

Comentarios

damianivanoff dijo…
Pura magia, viva el Sol Argento!
Mitenm dijo…
La caverna! estamos bien al fondo de la caverna!
Marianodon dijo…
¿Cuál caverna? ¿La de Lascaux, la de Platón, la del Clan del Oso Cavernario?
Marisa dijo…
A veces los cardümenes se dejan llevar por la corriente y en ese desplazamiento no siempre involuntario hay descubrimientos interesantes y valiosos.
Así se llega por ejemplo, a un sol argento!
Mitenm dijo…
Uhh había platones de cavernas!