Alma de Instagram. Foto Nº 4. En Nueva York te sacan todo.


En 1993 fui a parar a Nueva York, en otro de mis viajes iniciáticos. (Soy un tipo sedentario. No salgo casi nunca de Buenos Aires. Cada viaje que hago me parece iniciático). Estaba alojado en el albergue de la juventud de Harlem. En este lugar no conocía a nadie ni tenía con quien comunicarme. Mi compañero era un nigeriano que no hablaba inglés. 

Nunca estuve tan solo en el tiempo y en el espacio. Fue un momento zen: estaba despojado de país, de palabra, de vínculos y de nombre. Entonces hice lo que debe hacer un monje guerrero en ese momento: brindar conmigo mismo, con una lata de Dr. Pepper. 

Comentarios