Gracias por el fuego, gracias por la historia.


Primero se inventó del fuego. Después llegaron los cuentos y la cultura humana. PollyWiessner, antropóloga de la Universidad de Utah, se dedicó a escuchar las charlas junto al fuego de los bosquimanos del Kalahari, -una tribu ubicada entre Namibia y Botswana- para saber qué sucedía allí y como influían en el comportamiento humano esas charlas junto al fogón.

Durante el día, las charlas se componían de quejas, críticas, chismes y problemas económicos. A la noche, mágicamente, las quejas desaparecían y dejaban el lugar a los relatos de mitos, recuerdos familiares o experiencias personales. “Estas historias al calor de las llamas sirvieron para hacer evolucionar el pensamiento, al reforzar las tradiciones sociales, promover la armonía y la igualdad, y cultivar la imaginación”, concluyó Wiessner.

Nosotros, cada noche nos reunimos alrededor de la llamita de nuestro televisor para escuchar ficciones aventureras y románticas. Algunos prefieren encender este fuego para escuchar ficciones deportivas, políticas o económicas, esas que nos unen con nuestra tribu pero nos enojan con todo el resto.

Mariano Nicolás Donadío

Viernes 3 de octubre de 2014 - año 14 - número 664 - día del que llega tarde a todas las fiestas

lo insoportable
la palabra “apapachar”

actividades de la fundación solargento
LXXVII desafío de poesía erótica sin usar la palabra “lengua” (solo para poetas nivel hard)

mira vos, che
cosas que pasan en el Google street view de Argentina si estás vivo

acción antipoética

Comentarios