Una involuntaria marcha contra sí mismos


Estamos en contra de la costumbre de llamar “nazi” a todo aquel que nos cae mal, pero en el pueblito de Wundsiedel (Alemania) todos los 15 de noviembre un grupo de nazis hace su marcha, ufanos de serlo, explícitos y con bandera. Este año -el mismo día- la organización EXIT organizó una marcha alternativa en contra de ellos. Era una acción solidaria para recaudar fondos, con el objetivo de que estos neonazis tuvieran alguna especie de reinserción social.

Pero los neonazis no lo sabían. Por eso se unieron a este evento opuesto y marcharon… contra ellos mismos. El slogan del evento, “Si el Führer levantara la cabeza”, era demasiado ambiguo y no aclaraba mucho. Los muchachos de esvástica y cabeza rapada desfilaron junto a sus adversarios y recaudaron 10.000 euros, destinados a ayudar a sus compañeros a abandonar la escena neonazi. 


Se enteraron de esto, recién, al final. Entre marcha y contramarcha, involuntariamente, un grupo de neonazis adquirió  el sentido de la ironía. Aprendió la dialéctica de la negación de sí mismo. Descubrió que se puede ser una cosa y no serlo, al mismo tiempo.

La Nación, domingo 23 de noviembre de 2014.-

Comentarios