El último cigarrillo del vaquero



El western (como la gauchesca) es un género crepuscular: la civilización está llegando y el hombre libre de los campos se despide. En estos días acaba de morirse Darren Winfield, el cowboy de Marlboro entre 1968 y 1989. Es la muerte de un símbolo, una despedida al cuadrado. 

Para los norteamericanos, el hombre de Marlboro es la representación del vaquero masculino, solitario e independiente que enciende su cigarrillo mientras -otro crepúsculo- cae el sol en el Cañón del Colorado. Hubo cuatro hombres de Marlboro desde la década del 50, y todos murieron por causas derivadas del consumo del cigarrillo: enfisema, insuficiencias respiratorias o cáncer al pulmón. 

También estamos despidiendo al símbolo de otra especie: la de los fumadores. El revisionismo, que escribe todo de nuevo, ya está inventando para el cine una raza de nuevos cowboys sin cigarrillo con pulmones sanos. Entregarán su vida a las balas, pero jamás a la nicotina. 

La Nación, domingo 18 de enero de 2015.-

Comentarios