El monje que empezó a meditar y se olvidó de vivir


En un templo de Mongolia, en la provincia Songinokhairkhan, encontraron el cuerpo momificado de un monje. El cuerpo tiene más de doscientos años. Estaba en posición de loto y envuelto de pieles. “No está muerto” señaló una fuente del templo. “Se encuentra en un estado profundo de meditación, un raro y muy especial nivel espiritual conocido como tukdam.”

El estado de tukdam es aquel del devoto que está apenas a un paso de convertirse en un Buda en la vida real. Se especula que el sujeto es un lama tibetano llamado Dashi-Dorzho Itigilov y que nació en 1852. En su camino de meditación, quizás haya logrado el premio del olvido del yo -esa carga con la que se nace- a cambio de la posibilidad de convertirse en nada.

Mientras tanto y según el periódico The Siberian Time, Dashi está siendo objeto de análisis forenses para estudiar sus condiciones de vida. Todo es posible. Y así como hay muchas formas de estar vivo, también debe haber infinitas formas de estar muerto.

La Nación, domingo 8 de febrero de 2015.-


Comentarios