Una ciencia para el corazón golpeado


Por más que es la neurología -esta religión del siglo XXI- sostenga que el amor está escondido en algún lugar entre los pliegues de nuestro cerebro, una investigación reciente sostiene que la idea de un corazón roto por una relación puede llegar a ser cierta.

Hui Liu y Linda Waite, profesoras de sociología en la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Chicago, estudiaron las historias de 1200 hombres y mujeres casados, de entre 57 y 85 años de edad. Encontraron que hay un vínculo entre la duración de las relaciones amorosas y la salud del corazón, y que la gente casada es menos propensa a las enfermedades cardíacas.

“Un matrimonio saludable fortalece la salud del corazón”, concluyen las sociólogas. “Pero envejecer juntos agudiza ciertas enfermedades como la hipertensión o la taquicardia, por los problemas emocionales que conlleva un vínculo emocional de este tipo”. El amor es la fuerza que todo lo cura. Pero, con lentitud y paciencia, termina por enfermar aquello que estuvo sanando. Amor o desamor: elige tu propia enfermedad.

La Nación, domingo 8 de marzo de 2015.-

Comentarios