Un cuarto reservado en el Hotel del Llanto




Contra todos los enemigos del llorar, ensayemos esta defensa: un poco de lágrimas en el momento indicado nos alivia, nos dignifica y nos humaniza. Por eso, es natural que muchos salgan a buscar un poco de llanto purificador en la música o las novelas. Y en Japón, unos hoteleros astutos inventaron un “cuarto para llorar”.

El hotel Mitsui Garden Yotsuya, ubicado en Shinjuku, ofrece un alojamiento especialmente diseñado para mujeres que quieran llorar. “Cuenta con lujosos pañuelos que pueden ser utilizados para secar las lágrimas y con una máscara de vapor para prevenir los ojos hinchados al día siguiente. También, hay una selección de libros, comics y películas que incluye a clásicos lacrimógenos como Forrest Gump y Algo para recordar,” explican sus inventores.


Mientras tanto, los hombres pueden seguir refugiándose en la madrugada de un bar, en un cine o en una iglesia, únicos lugares donde el llanto está socialmente aceptado. Donde cualquiera puede llorar a lágrima viva, sin que otro sujeto venga a interrumpirlo y preguntarle si le está pasando algo. 

La Nación. Domingo 10 de mayo de 2015.-

Comentarios