Tan sexy que distraigo


Ante todo, no endiosemos al premio Nobel: se puede ser el Nobel de cualquier cosa y decir barbaridades. "Déjenme que les cuente cuál es mi problema con las mujeres. Tres cosas ocurren cuando uno comparte el laboratorio con ellas: se enamoran de uno, uno se enamora de ellas y cuando se las critica, lloran", dijo el Nobel de Medicina Tim Hunt, como ejemplo, durante una presentación en Corea.

Este comentario desafortunado despertó una andanada de respuestas en Twitter, con la etiqueta  #DistractinglySexy (TanSexyQueDistraigo). Algunas de ellas: "Me alegra mucho que (Marie) Curie haya podido dejar de llorar por un rato para descubrir el polonio y el radio." "Tan sexy que distraigo incluso después de un día cultivando células. ¡Y esta vez ni siquiera lloré, estoy orgullosa!", "Rosalind Franklin era tan sexy que distrajo a los chicos a los que ayudó a descubrir la estructura del ADN al punto que no le dieron crédito."

Por último, el cartel de un laboratorio advierte: "Atención, laboratorio mixto: no se permite llorar ni enamorarse." ¿El sexismo es parte de la ciencia? Actualmente sí, pero el humor también. 

La Nación, domingo 15 de junio de 2015.-

Comentarios

Germán Serain dijo…
Perdón, Donadío... Me distraje mirando a las chicas. ¿Qué es lo que estaba diciendo?...