Usted está aquí



Durante siglos, los sabios buscaron al alma que se escondía en algún lugar del cuerpo. Hoy, los científicos tratan de encontrar al yo. “¿Dónde ubicamos nuestro ‘yo’? ¿En nuestro cerebro? ¿En nuestro corazón?” es el interrogante que propuso un grupo de científicos de la Universidad de Rice y la Universidad de Columbia (EEUU).

Ubicamos nuestro yo de acuerdo a la percepción que tenemos de nosotros, dicen ellos. Los que tienen un concepto independiente de sí mismos y un carácter autónomo tienden a depositarlo en el cerebro. Aquellos que tienen un autoconcepto interdependiente se ven más como parte de un grupo y se involucran en pensamientos, conversaciones y comportamientos relacionados no sólo con el cerebro, sino también con el corazón. La mayoría de las personas encuestadas tiende a localizar su ‘yo’ en el cerebro.

Pero -ampliemos, ya que estamos, esta noción- nuestro yo no se queda quieto. Esto que somos se derrama por el camino, salpica a los que se nos acercan, deja marcas por todos lados.


Mariano Nicolás Donadío


Viernes 19 de junio de 2015 - año 15 - número 672 - día del inventario catastral

lo insoportable
la gente que se encuentra incapacitada psíquica y afectivamente para hablar de una serie sin espoilearla

actividades de la fundación solargento
“dicen que los bosteros tienen aguante” y otros cánticos de hinchada por el coro Kennedy

mira vos, che
“¿Para esto te eduqué?” estrellas de rock de los 70 y con sus padres

Autobiografía en haiku
personalidades múl- /
tiples. Cada una /
cobra su sueldo. 

Comentarios