Julius Kivimaki, el espía menos pensado


Hubo un momento -entre la segunda guerra mundial y la guerra fría- en el que la palabra espía se convirtió en sinónimo de glamour. Pero no podemos imaginarnos un espía menos glamoroso que el corpulento y rubio Julius Kivimaki, un nerd finlandés de diecisiete años que hoy está siendo acusado por 50.700 casos de "hackeo agravado”.


Julius tiene un cierto parecido con el Curly de los Tres Chiflados y durante dos años dirigió sus ataques contra los sitios web de la Universidad de Harvard y al Instituto de Tecnología de Massachusetts. El currículum de nuestro intruso, breve pero intenso, también incluye el hackeo de correos electrónicos, el bloqueo de tráfico a páginas web y el robo de datos de tarjetas de crédito. Fue sentenciado a dos años de prisión tomando en cuenta “la edad del acusado en aquel momento y su (poca) capacidad para entender el daño de los crímenes”, según la explicación del tribunal finlandés. Nuestros sentimientos frente al hacker, esta nueva especie de héroe, se debaten entre el miedo y la admiración; somos una cultura de mirones, y la idea de que alguien pueda entrar y mirar donde a nadie le dejan hacerlo, nos fascina.  

La Nación, Domingo 12 de julio de 2015

Comentarios