Una larga fila de sujetos muy originales




Paradoja de la moda: para ser más originales, para sentirnos “nosotros mismos”, terminamos comprando y usando la misma ropa que usa todo el mundo. Este fenómeno –que más parece la observación de un cómico de stand up-  acaba de ser explicado científicamente por el matemático Paul Smaldino, de la universidad californiana de Davis.

Smaldino combinó en un modelo matemático el gusto de una persona, su conciencia sobre las reacciones que provoca y los cambios que está dispuesto a hacer. Descubrió que todos los que deseamos distanciarnos de la norma terminamos convergiendo en una nueva conformidad. “Los que aportan diversidad genuina al sistema social son aquellos radicalmente convencionales y aquellos radicalmente rebeldes”, aclaró.  

El modelo de Smaldino, que acaba de ser publicado en el Royal Society Open Science, nos sugiere que la originalidad y la transgresión no tienen nada que ver con el estar a la moda. O con no estarlo. Y que, en la búsqueda de uno mismo, cualquiera de las dos opciones es un error. 

La Nación, domingo 8 de noviembre de 2015.-

Comentarios

Diego dijo…
Lo que nos sugiere, fundamentalmente, el modelo de Smaldino es que hay mucha gente al pedo que goza de dinero que sobra. :-)