La fiesta del tiempo


Hoy se celebra el paso del tiempo. Nos hacemos un rato para festejar que después del 2015 hay un 2016, que después del jueves aparece un viernes y después de enero tenemos un febrero. Que todo queda pero todo pasa.

Las almas eufóricas reciben esta fiesta con una sobrecarga de expectativas: “te deseo todo lo mejor para vos”, “paz y felicidad para todo el mundo”, “que se cumplan todos tus deseos”. Nosotros no le pedimos demasiado, porque exigirle felicidad al año sería como pedirle alegría a un reloj. Lo invitamos a que haga lo que mejor sabe hacer: pasar.

A vos te deseo que tengas tiempo y que ese tiempo funcione, ni muy lento ni muy rápido, para que viajes encima de él sin aburrirte ni caerte.

A vos, 2016: danos tu tiempo, que nosotros nos encargamos del resto.

Un abrazo a todos. Con afecto, pero sin hacerse los locos.

Mariano N. Donadío

Comentarios