La estación fantasma de un solo pasajero



Esta es una historia con trenes. En Japón, en la isla de Hokkaido, existe una estación que permanece abierta para un solo pasajero. Ella es una adolescente y usa el tren para ir todos los días a su colegio secundario. El tren se detiene en la estación de Kami-Shirataki para recogerla, y la devuelve allí, al final de la jornada.

“Estábamos preparando el cierre de la estación cuando nos enteramos de que seguía habiendo un usuario. Así que decidimos mantenerla abierta hasta que la joven se graduara”, explicó un ejecutivo de Japan Railways, la empresa concesionaria de este servicio. La compañía, incluso, ajustó el horario del tren para la estudiante.


Durante un par de siglos, la aparición de un tren en un relato señalaba la aparición de la modernidad. Hoy, decir historia con trenes es hablar con nostalgia de lo que se está yendo. En marzo, cuando la joven termine sus estudios, la estación va a ser cerrada. Y ya no será un relato sobre el progreso, ni una historia romántica: será un cuento de fantasmas. 

La Nación, domingo 17 de enero de 2016.-

Comentarios