Política china para la eliminación de fantasmas




“La cumbre escarlata”, la nueva película de terror de Guillermo del Toro, está prohibida en China… por contener escenas con fantasmas. La noticia es extraña, porque se sabe que la cultura china es una gran productora de historias fantasmales y que una vez al año se celebra un ritual para que los difuntos novatos se integren a su nueva condición de espectros.

La artista china y fanática del horror Aowen Jin nos aclara que los criterios de censura dependen de los gobiernos, son muy volátiles y van de la eliminación de la calificación por edades (todos pueden ver todo) a la cruzada moral del presidente Xi Jinping que los niega y quiere poner límites a su existencia.  “Además, agrega Jin, en la literatura e historia chinas los fantasmas han sido una metáfora, y los perversos simbolizan a menudo a los funcionarios corruptos del gobierno.”

Pero los occidentales –después de más de tres siglos de negación racionalista y un siglo de psicoanálisis- sabemos que los fantasmas son hábiles, y cuando más se los niega, más insisten. El sueño de la razón produce monstruos, pero el insomnio de la razón atrae a los fantasmas.

La Nación, domingo 20 de diciembre.-


Comentarios