Un exorcismo para tu computadora



¿Por qué se descompone una computadora? Se descompone porque tiene el poder de hacerlo, y el “debe haberse agarrado algún virus” que nos dice un técnico en reparaciones no es más que una declaración de extrañeza ante el poder de lo innominado. ¿Qué puede hacer un ingeniero o programador de Silicon Valley cuando tiene problemas con un virus demasiado difícil de erradicar? Llamar a la Wicca Joey Talley, la bruja informática especialista en computadoras.

Talley “exorcisa” la energía negativa de los ordenadores. Para eso se pone en estado de trance y redirige esa energía hacia un bol repleto de piedras de poder como la amatista o la fluorina. “En mi experiencia, los virus nocivos o creados ex profeso por los competidores suelen ser los más peligrosos, pues han sido cargados con energía especialmente funesta.” También invoca al dios griego Hermes, que rige sobre los caminos, la comunicación, los mensajes y los ladrones.

Aún en Silicon Valley existe la tentación de la magia como límite y remedio a las cosas que se salen de control. Entre ellas, a las propias computadoras. Que a veces se comportan al modo de los humanos, arbitrarios y antojadizos.

Mariano Nicolás Donadío


Viernes 4 de marzo de 2015 - año 15 - número 703 - día del correveidile

lo insoportable
la gente que se alegra con los despidos

actividades de la fundación solargento
“el show de los bloopers de gatitos”, proyección al aire libre en la plaza del teatro Colón

mira vos, che
a bailá, a bailá. 66 escenas de baile de la historia del cine, mezcladas.

Acción antipoética



Comentarios

Diego dijo…
En la época del Windows 95 o 98, un ingeniero amigo tenía una notebook que ni bien la prendía, le daba errores y no podía trabajar porque se colgaba inexorablemente al poco tiempo de uso.

Yo tenía fama de medio genio de la compu (aunque jamás supe nada de hardware, pero sí de software) y me pidió si se la podía ver antes de llevarla a un service.

Me trajo la notebook y mientras arrancaba el Windows, le hice imposición de manos. Estuvimos un rato largo viendo si se producía algún error, pero no hubo forma: ¡la compu se curó!

Nunca más tuvo un problema.

¿La moraleja? Ninguna. Pura casualidad.

Saludos, buen fin de semana y felicitaciones por su blog.