El agradecimiento de los condenados a muerte




El de las últimas palabras célebres es un género discursivo en decadencia. El siglo XXI no sabe estar a la altura del “¡Luz, más luz!” de Goethe o el “¡Ay, Patria mía!” de Belgrano; ya nadie se cuida de dejar frases para el final y ni se preocupa por guardarlas. Quienes lo hicieron fueron los carceleros del estado de Texas, que se tomaron el curioso trabajo de crear un archivo digital con las últimas declaraciones de 534 condenados a muerte desde 1976.

Las palabras que más aparecen en estas declaraciones de despedida son “Amor”, “Familia”, “Gracias”, “Perdón“ y “Corazón”. En la mayoría de estos casos se trata de mensajes dirigidos a la propia familia -en los cuales la figura de la madre tiene un papel protagónico-, a la familia de sus víctimas y al personal de la prisión.

Las últimas frases de los condenados a muerte llevan palabras de afecto, perdón y agradecimiento. ¿Será la evaluación final de sus vidas enteras, o tendrá que ver con esa fragilidad y la subordinación extrema en la que vivieron sus últimos minutos? Fueron condenados a muerte, nunca lo sabremos.  


Mariano Nicolás Donadío


Viernes 6 de mayo de 2015 - año 15 - número 709 - día de la jitanjáfora

lo insoportable
La novela diaria de Báez. La ruta del oro de Báez. Las bóvedas de Baéz. Las dramáticas novedades acerca de Báez. El hijo de Báes. Y todo el resto de la realidad.

actividades de la fundación solargento
Cuando un periodista dice a un escritor “voy a leer tu libro”, ¿hay que creerle? Panel orientador.

mira vos, che
“En bandeja de plata”, una historia contra la meritocracia.

Autobiografía en haiku
Soy heredero /
del cansancio acumulado /
por tres generaciones


Comentarios